Sentirse bien

Es fácil sentirse bien. Piensa siempre de forma positiva. Cada vez que un pensamiento negativo viene a tu cabeza, cámbialo por otro! Para eso, es preciso mucha disciplina mental. Todos los problemas se originan en la mente, porque es la mente la que crea nuestras circunstancias de cada día. Pero tenemos un aliado natural que aligera el sufrimiento y que frecuentemente pasamos por alto. Este aliado es el amor y el sentido de afecto que nos son innatos. Interiormente siempre tenemos cualidades positivas como el amor, la honestidad, la compasión, el perdón o la autodisciplina, que necesitamos cultivar. Hacer mal a los otros nos hace mal a nosotros. La mejor manera de ayudarnos es ayudar a los otros.
No te quejes. Cuando reclamas, tal cual un imán, atraes hacia ti toda la carga negativa de tus propias palabras. La mayoría de las cosas que andan mal, comenzaron a materializarse cuando nos lamentamos.
Sé intuitivo! Sintoniza con gente positiva y de alto astral. No dejes que interferencias externas se acumulen a tu vida diaria. Libérate de rumores, comentarios maliciosos y gente deprimida. Eso es contagioso... No te enojes con facilidad y no des importancia a pequeñas cosas. Cuando nos irritamos, envenenamos nuestro cuerpo y nuestra mente. Procura convivir con serenidad y cuando tengas ganas de explotar, cuenta hasta diez.
Vive el presente. El ansioso vive en el futuro. El rencoroso, vive en el pasado. Aprovecha aquí y ahora. Nada se repite, todo pasa. Haz que tu día valga la pena... No pierdas tiempo en lamentaciones y preocupaciones pues sólo traen enfermedad.
Gasta más horas realizando que soñando...Haciendo que planeando... Viviendo que esperando, porque... a pesar que quien casi muere esté vivo, quien casi vive ya murió. El miedo nos aparta de las derrotas... pero también de las victorias!!! La mayoría de nuestros temores nunca se hacen realidad, pero toman la mayor parte del tiempo mental de muchas personas. Los miedos no tienen que ver con lo que pasa afuera, sino con el poder que nosotros mismos les damos.
Una de las razones por las cuales repetimos sin parar los pensamientos negativos es que queremos no olvidarlos. Todas las preocupaciones pueden ser transformadas en acción. En cuanto actúan se deshacen del miedo. Piensa siempre en términos de acción. Nos tenemos que entrenar diariamente en la meditación para conseguir la paz interior, porque así, poco a poco, veremos los problemas no como una cosa negativa sino como una oportunidad maravillosa de crecer. La mente es como el agua, si no la movemos se aclara. Se trata de transformar nuestra visión de las cosas, de lo negativo a lo positivo, y paso a paso la mente aprende a estar en un estado de paz.
Tú eres lo que eres: un ser de luz infinitamente bello y valioso, único, una pieza importante en este rompecabezas como para pretender ser la copia de alguien más, brillas con luz propia, caminas con tus propias piernas, sientes con un corazón propio.
Detente, escúchate, sé tú y verás como toda tu vida adquiere sentido, como no hay tiempo ni días iguales, como puedes ver más fácilmente lo bella que es la vida con todo lo positivo y lo negativo. Despierta.
No hay azar. Tampoco hay destino ciego. Todo está dirigido por una mano invisible, sabia y bondadosa. Lo que llamamos casualidad es la conciencia de hechos sabiamente dirigidos por la Conciencia pura y absoluta de la Vida o Dios. Falta mucho sosiego y paz en las mentes y los corazones. Cuando haces "lo que tienes que hacer", quédate tranquilo. Lo que ocurra después es lo que te conviene, aunque de momento no lo entiendas. Esa mano invisible mueve los hilos de tu vida y de toda vida con amor. Todo es para tu bien. Si haces "lo que no debes hacer" o no haces "lo que tienes que hacer" puede sobrevenirte algo inconveniente o negativo. Pero aún entonces tendrás que saber que la mano invisible está dirigiendo ese inconveniente "para tu bien": para que comprendas que hiciste lo que no tenías que hacer o dejaste de hacer lo que tenías que hacer. Serénate... la mano invisible inteligente y bondadosa, está siempre dirigiendo tus pasos.
Ten fe, porque andar con fe... es saber que cada día es un recomienzo, es tener la certeza que los milagros suceden y que los sueños PUEDEN realizarse. Es saber que tenemos alas invisibles, es hacer pedidos a estrellas fugaces y ¡Abrir las manos para el Cielo! Es mirar sin temor las puertas de lo desconocido, tener la inocencia de los ojos del niño, la lealtad del perro, las palmas extendidas para dar y recibir. Es usar la fuerza y el valor que habitan dentro de nosotros cuando todo parece acabado. Es saber que tenemos todo a nuestro favor, es compartir las bendiciones multiplicadas, es saber que siempre seremos sorprendidos con presentes del Universo, es la certeza de que lo mejor siempre acontece y que todo aquello que anhelamos está totalmente a nuestro alcance. ¡Sólo basta con tener Fe!
Cuando la vida te presente razones para llorar, demuéstrale que tienes mil y una razones para reír. Hay dos maneras de vivir la vida: una como si nada es un milagro, y la otra es como si todo es milagroso. Trabaja como si no necesitaras dinero, ama como si nunca te hubieran herido, y baila como si nadie te estuviera mirando.

5 comentarios:

  1. Hermoso!!!!!
    Muchas gracias.

    Que Dios te bendiga por siempre :)

    ResponderEliminar
  2. Muy bella la pagina. Las grandes cosas se hacen desde lo mas simple. Agradezco a la persona que me brindo la oportunidad de leer ésta página.
    Besos, Liliana.

    ResponderEliminar
  3. estoy muy agradesidob
    de que ayan personas tan buenas que conpartan su sabiduria ...muchas muchas grasias

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti Richar!! Un abrazo luminoso =)

    ResponderEliminar
  5. Gracias a quien comparte estas hermosas palabras sabias... Leo todas las noches y la verdad al dia siguiente me siento renovada,

    ResponderEliminar