Cuatro Leyes de la Espiritualidad - India

Primera: "La persona que llega es la persona correcta",
Nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están por un motivo.
Segunda: "Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido".
Nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: "si hubiera hecho tal cosa...hubiera sucedido tal otra...". No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante.
Tercera: "En cualquier momento que comience es el momento correcto".
Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.
Cuarta: "Cuando algo termina, termina".
Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución y comienzo de una nueva etapa; por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia.
Si este texto les llega hoy a su vidas es porque están preparados para entender que ningún copo de nieve cae en el lugar equivocado.

El Amor. Khalil Gibran

Dijo Almitra: Háblanos del amor.
Y él alzó la cabeza y miró a la multitud y un silencio cayó sobre todos, y con fuerte voz dijo: Cuando el amor os llame, seguidle, aunque sus caminos sean agrestes y escarpados.
Y cuando sus alas os envuelvan, dejadle, aunque la espada oculta en su plumaje pueda heriros.
Y cuando os hable, creed en él, aunque su voz pueda destrozar vuestros sueños. Como el viento devasta vuestros jardines. Porque así como el amor os corona, así os crucifica. Así como os agranda, también os poda.
Así como asciende a lo más alto, acariciando vuestras más tiernas ramas, que se estremecen bajo el sol, así bajará hasta vuestras raíces y las sacudirá en un abrazo con la tierra.
Os desgarra para desnudaros. Os cierne, para poder libraros de vuestras coberturas. Os pulveriza para volveros blancos. Os amasa, hasta volveros flexibles y dóciles.
Y os asigna luego a su fuego sagrado para que podáis convertiros en sagrado pan para la fiesta sagrada de Dios.
Todo esto hará el amor en vosotros, para que podáis conocer los secretos de vuestro corazón y convertiros, por ese conocimiento, en un pedazo del corazón de la vida.
Si es vuestro miedo lo que os lleva a buscar solamente la paz y el placer del amor, entonces mejor cubrir vuestra desnudez y alejáos de sus umbrales hacia un mundo sin primavera en el cual reiréis, pero no con toda vuestra risa y lloraréis, pero no con todas vuestras lágrimas.
El amor no da nada más que a sí mismo, no toma nada más que de sí mismo. No posee ni es poseído. Porque el amor es suficiente para el amor.
Cuando améis no debéis decir "Dios está en mi corazón", sino "estoy en el corazón de Dios".
Y no penséis que podréis dirigir el curso del amor, porque el amor, si os halla dignos, dirigirá vuestro curso.
El amor no tiene más deseo que el de alcanzar su plenitud. Pero si amáis y habéis de tener deseos, que sean así: De diluiros en el amor y ser como un arroyo que canta su melodía a la noche.
De conocer el dolor por sentir demasiada ternura.
De ser herido por la comprensión que se tiene del amor; y de sangrar de buena gana y alegremente.
De despertarse al alba con un corazón alado y dar gracias por otra jornada de amor.
De volver a casa al crepúsculo con gratitud, y luego dormirse con una plegaria en el corazón por el bienamado, y con una canción de alabanza en los labios..... 
Fuente: El Profeta. Khalil Gibran

Ecos en la eternidad... Gladiador

"Lo que hagamos en la vida hará ecos en la eternidad"
Éxito, reconocimiento, fama, gloria... Muchos de nosotros luchamos por razones como éstas, pero no puedes construir un buen nombre de un día para otro. Es necesario trabajar duro, incluso si hay tropiezos y caídas. Es necesario superar los obstáculos. Es necesario tener motivación, persevevar e insistir.
La vida es una sucesión de batallas. Trabajo, familia, amigos: todos tenemos un estatus actual. "Lo que hagamos en la vida hará ecos en la eternidad" Y también expectativas para el futuro. "En tres semanas estaré cosechando mi granja. Imaginen donde estarán y así será"
Y como siempre. Los giros y vueltas del destino nos sorprenden. "La grandeza es una visión"
No siempre podemos hacer sólo lo que nos gusta. Pero aquellos que les gusta lo que hacen y se sienten orgullosos de siempre hacerlo mejor. Hacen más progresos día a día.
Hay momentos de calma y frenéticos momentos decisivos. Cuando las buenas intenciones no son suficientes. Es cuando la vida nos demanda, coraje, valentía, creatividad y un indiscutible espíritu de lucha. La verdad es que los problemas y los reveses suceden con más frecuencia de la que nos gustaría.
Los tiempos cambian, llegan nuevos desafíos, nuevos objetivos. Los guerreros miran en los ojos del futuro sin miedo ni arrogancia pero con la confianza de quien está listo para la batalla.
Vivir es también prepararse para situaciones difíciles. El modo en que enfoquemos las dificultades es lo que hace la diferencia. A veces nos preguntamos: ¿cómo enfrentar los cambios radicales que se presentan frente a nosotros? Es como actuar en un nuevo escenario, donde pensábamos que lo hacíamos bien, ahora necesitamos aprender de nuevo. "Fuerza y Honor"
¿Cómo luchar sin dejar atrás valores fundamentales? Y más, ¿cómo saber exactamente qué necesitamos hacer en el momento correcto? Lo increíble es que precisamente durante las situaciones adversas, muchos  redescubren lo mejor de ellos mismos. Ética, amistad, la capacidad para crear nuevas estrategias basadas en la experiencia. El talento para promover alianzas positivas. Espíritu de liderazgo. La conciencia de que la fuerza reside verdaderamente en el trabajo en equipo. Todo esto aflora cuando las circunstancias lo exigen. Cuando se sabe que existe un objetivo mayor a ser alcanzado.
Claro que no es fácil abandonar hábitos, costumbres... No es fácil adaptarse a nuevos medios o emplear recursos con los que no estamos familiarizados. Pero todos los guerreros saben que el pesimismo y la inseguridad nos harán retroceder en momentos como éstos. Aunque la amenaza venga de muchas partes con agilidad, fuerza y determinación podemos alcanzar nuestros objetivos. La combinación de energía e inteligencia es como el equilibrio entre la emoción y la razón, son esenciales para el éxito.
Es una sensación extremadamente agradable llegar al fin de una tarea con el sentimiento de un deber cumplido. Y recibir la consagración y el respeto de todos nuestros colegas, la admiración de las personas que amamos... escuchar nuestro nombre con orgullo, el orgullo de haber visto en los obstáculos la oportunidad para crecer, el orgullo de quien sabe enfrentar las turbulencias de la vida y ganar... el orgullo de ser el ganador, quien no dejó los valores fundamentales.

Pausa el MixPod antes de ver el Video

He aprendido...

He aprendido... que no puedes hacer que alguien te ame.
Todo lo que puedes hacer es ser alguien amoroso. El resto depende de los demás.
He aprendido... que no importa cuánto me preocupe o interese por la gente, algunas personas simplemente no actúan recíprocamente.
He aprendido... que lo que cuenta no es lo que tienes en la vida, sino a quien tienes en tu vida.
He aprendido... que toma años construir una confianza, y sólo segundos para destruirla.
He aprendido que no te debes comparar con lo mejor que otros pueden hacer, sino con lo que tú mejor puedes hacer.
He aprendido que aprender a perdonar requiere práctica.
He aprendido que hay gente que te quiere mucho pero que no sabe cómo mostrártelo.
He aprendido que el dinero es una mala manera de evaluar.
He aprendido que es mucho más fácil reaccionar que pensar.
He aprendido que algunas veces la gente que tú esperas que te pateen cuando estás caído serán los que ayudan a levantarte.
He aprendido que una amistad verdadera continua creciendo aún en medio de una gran distancia. Igual sucede con el amor verdadero.
He aprendido... que toma su tiempo llegar a ser la persona que quiero ser.
He aprendido que la madurez tiene más que ver con los tipos de experiencias que has tenido y lo que has aprendido de ellas y menos que ver con cuántos cumpleaños has celebrado.
He aprendido que no siempre es suficiente ser perdonado por los otros. A veces debes aprender a perdonarte a ti mismo.
He aprendido que tu vida puede cambiar en cuestión de horas por gente que ni siquiera conoces.
He aprendido que el paradigma en que vivimos no es todo lo que se nos ha dado.
He aprendido... que siempre puedo seguir adelante, aún cuando pensaba que ya no podía.
Recuerda que... La vida es un aprendizaje constante, y aprendes muchas veces de quien menos te imaginas.

Si yo pudiera... Gandhi

Si yo pudiera dejarles algún regalo, dejaría acceso al sentimiento de amar la vida de los seres humanos.
La consciencia de aprender todo lo que fue enseñado por los tiempos que pasaron para recordar los errores que fueron cometidos y que no se repetirán jamás.
La capacidad de escoger nuevos rumbos. Les dejaría, si pudiera, el respeto por aquello que es indispensable: Además del pan, el trabajo.
Además del trabajo, la acción. Y, si todo faltara, un secreto:
El de buscar en el interior de si mismo la respuesta y la fuerza para encontrar la salida... 
Mahatma Gandhi

Estar abierto y receptivo a la Vida. Osho

A menudo hablas sobre la importancia de estar abierto y receptivo a cualquier cosa que la vida traiga. ¿Qué es la receptividad?
La receptividad es un estado de no-mente. Cuando estás completamente vacío de todo pensamiento, cuando la consciencia no tiene contenido, cuando el espejo no refleja nada, eso es receptividad. La receptividad es la puerta de lo divino. Abandona la mente y sé.
En la mente, estás a kilómetros de ser. Cuanto más piensas menos eres. Cuanto menos piensas, más eres. Y cuando no piensas en absoluto, el ser se afirma en su totalidad.
Receptividad simplemente significa tirar la basura que has estado llevando sobre tu cabeza; y hay mucha basura, completamente inútil. La mente carga con el pasado. Ahora el pasado no tiene ninguna utilidad; ya ha ocurrido y no va a volver a ocurrir nunca, porque en la realidad nunca se repite nada.
Aún cuando pienses o sientas que esta es la misma situación, nunca es la misma. Cada mañana es nueva, y el sol que te encuentras cada mañana es un nuevo sol. No me refiero al sol material. Estoy hablando acerca de la belleza, la bendición que trae cada día; es algo totalmente nuevo.
Si sigues cargando con imágenes del pasado, no serás capaz de ver lo nuevo. Tus ojos estarán cubiertos por tus experiencias, expectativas, y esos ojos no serán capaces de ver lo que está enfrente de ti.
Así es como desaprovechamos la vida: el pasado se convierte en una barrera, te atrapa, te encierra en algo que ya no existe. Te quedas estancado en lo muerto. Y cuanta más experiencia, más madurez tengas, el caparazón de las experiencias muertas se hará más grueso a tu alrededor. Te cierras más y más, poco a poco todas las ventanas, todas las puertas se van cerrando. Entonces existes, pero existes alienado, desarraigado. Entonces no estás en comunión con la vida. No estás en comunión con los árboles, las estrellas y las montañas. No puedes estar en comunión porque te rodea la gran muralla china de tu pasado.
Cuando digo vuélvete receptivo, quiero decir que te conviertas en un niño de nuevo.
Recuerda a Jesús, quien decía a sus discípulos; a menos que seáis como niños no podréis entrar en el reino de Dios. Lo que él dice es el significado exacto de receptividad: el niño es receptivo porque no sabe nada, y al no saber nada es receptivo. El viejo no es receptivo porque sabe demasiado, y al saber mucho está cerrado. Tiene que renacer, tiene que morir al pasado y convertirse en un niño de nuevo; no físicamente, por supuesto, pero la consciencia siempre debería ser como la de un niño. No aniñado, recuerda, sino como un niño: adulto, maduro, pero inocente.
Y así es como se aprende, aprende la verdad que se te presenta a cada momento de tu vida; aprende a conocer al Huésped que viene y llama a la puerta a cada momento, día tras día, año tras año. Pero estás tan inmerso en tu conversación interior, en tu propia procesión interior de pensamientos, que no oyes la llamada.
¿Oyes la distante llamada del cuco? ¿Oyes cantar a los pájaros? Esto es receptividad. Es un estado existencia de silencio, silencio total; sin movimiento, nada se agita, y a la vez no estás dormido, estás alerta, absolutamente consciente. Donde el silencio y la consciencia se encuentran, se entremezclan y se vuelven uno, se haya la receptividad. La receptividad es la más importante cualidad religiosa.
Conviértete en un niño. Empieza a funcionar desde el estado de no saber, el silencio y una gran consciencia vendrán por su propia cuenta. Entonces la vida será una bendición.
The guest. Discurso 14
Fuente: Los Misterios de la Vida. Osho

Los colores del Arco Iris

Érase una vez en que los colores del mundo comenzaron a reñir. Todos reclamaban que ellos eran el mejor, el más importante, el más útil, y el favorito.
El Verde dijo, "Claramente yo soy el más importante. Soy el signo de vida y de esperanza. Fui escogido para el pasto, los árboles y las hojas. Sin mí, todos los animales morirían. Miren el campo y verán que yo estoy en la mayoría."
El Azul interrumpió, "Ustedes solo piensan en la tierra, pero consideren los cielos y el mar. El agua es la base de la vida y es elevada por las nubes del mar profundo. El cielo da espacio y paz y serenidad, sin mi paz todos ustedes serían nada."
El Amarillo se rió, "Ustedes son tan serios. Yo traigo risa, regocijo, y calor al mundo. El sol es amarillo, la luna es amarilla, las estrellas son amarillas. Cada vez que miran un girasol el mundo entero empieza a reír. Sin mí no habría diversión."
El Naranja próximo empezó a tocar su trompeta. "Yo soy el color de la salud y la fortaleza. Puedo ser escaso, pero soy precioso porque sirvo las necesidades de la vida humana. Llevo las más importantes vitaminas. Piensen en las zanahorias, las calabazas, naranjas, mangos, y papayas. Yo no ando rondando por ahí todo el tiempo, sino cuando lleno el cielo a la salida y puesta del sol, mi belleza es tan notable que ninguno da otro pensamiento a ninguno de Ustedes."
El Rojo no podía aguantar por más tiempo, gritó, "Yo soy el regente de todos Ustedes! Soy sangre — la sangre de la vida! Soy el color de la valentía. estoy dispuesto a pelear por una causa. Traigo fuego en la sangre. Sin mí, la tierra estaría tan vacía como la luna. Soy el color de la pasión y del amor, la rosa roja, la poinsetia y la amapola."
El Púrpura se levantó a su plena altura. Era muy alto y habló con gran pompa. "Soy el color de la realeza y del poder. Los reyes, jefes, y obispos me han escogido siempre a mí, porque soy el signo de autoridad y sabiduría. La gente no me cuestiona! ellos escuchan y obedecen."
Y así los colores fueron jactándose, cada uno convencido de su propia superioridad. Su riña se puso cada vez más ruidosa. Súbitamente hubo un relámpago de luz brillante, el trueno tronó y retumbó.
La lluvia empezó a caer sin clemencia. Los colores se agacharon de miedo, acercándose los unos a los otros para confortarse. En medio del clamor, la lluvia empezó a hablar:
"Tontos colores, peleándose entre Ustedes, cada uno tratando de dominar al resto. ¿No saben que cada uno de fue hecho con un propósito especial, único y diferente? Únanse de las manos y vengan conmigo." Haciendo como se les dijo los colores se unieron y unieron sus manos. La lluvia continuó: "desde ahora en adelante, cuando llueva, cada uno de Ustedes se estirará a través del cielo en un gran arco de color como un recordatorio de que todos pueden vivir en paz. El Arco Iris es un signo de esperanza para el mañana."

Los misterios de la Vida. Osho

La vida es corta, la energía limitada, muy limitada. Y con esta energía limitada tenemos que encontrar lo ilimitado; en esta corta vida tenemos que encontrar lo eterno. ¡Una gran tarea, un gran reto! Así que, por favor, no te preocupes por cosas sin importancia.
¿Qué es importante y qué no lo es? Según la definición de todos los Budas, lo que la muerte se puede llevar no es importante y lo que no se puede llevar lo es. Recuerda esta definición, que sea tu piedra de toque. Puedes valorar instantáneamente cualquier cosa con ella.
¿Has visto la piedra de toque con la que se prueba el oro? Que esta sea la piedra de toque para discernir lo que es importante: ¿te lo va a quitar la muerte?, entonces no es importante. El dinero no es importante; es útil, pero no es importante. El poder, el prestigio, la respetabilidad; la muerte se lo llevará todo, así que ¿por qué armar tanto alboroto por ello los pocos días que estás aquí? Esto es una caravana, una parada nocturna; por la mañana nos vamos.
Recuerda, sólo lo que te puedas llevar al dejar el cuerpo es importante. Eso significa que, excepto la meditación, nada es importante; excepto la consciencia, nada es importante, porque la consciencia es lo único que la muerte no se puede llevar. Todo lo demás se lo puede llevar porque todo lo demás viene de afuera. Sólo la consciencia mana desde dentro: no se te puede quitar. Tampoco las sombras de la consciencia: la compasión y el amor, se te pueden quitar; son partes intrínsecas de la consciencia.
Te llevarás contigo sólo la consciencia que hayas alcanzado; y esa es tu verdadera riqueza.
The book of wisdom. El libro de la Sabiduría. Discurso 21