La conciencia de uno mismo

La conciencia de uno mismo se inicia en el tercer año de vida. Antes de esa fase, nos mueven las necesidades físicas (comida, bebida, confort) y las reacciones intuitivas (miedo, interés, placer).
Sin embargo, con el despertar de la conciencia llega el reconocimiento de las preferencias personales, y la determinación de tomar decisiones y formular demandas para satistacer estas preferencias. A partir de aquí vamos adquiriendo más y más autonomía. La forma en que el yo se desarrolla depende mucho del temperamento de cada uno y de las experiencias vitales.
Por tanto, el yo es nuestro compañero en la vida. Lo que pensamos de nosotros mismos y lo que los demás piensan de nosotros determina el tipo de persona que seremos. Pero ¿hasta qué punto nos conocemos? ¿Qué nivel de control tenemos sobre nosotros mismos? ¿Qué poder tenemos para cambiar lo que no nos gusta? La conciencia es un proceso dinámico y lo que nos sucede en la vida cambia constantemente la forma en que nos vemos. ¿Podemos responsabilizarnos de este proceso de cambio, o estamos a merced de lo que nos depare la vida? El ejercicio de la meditación es una forma de responder a algunas de estas preguntas.

Fuente: Meditación semana a semana. David Fontana

No hay comentarios:

Publicar un comentario