El Hombre y su Centro

Hombre de Vitruvio
El cuerpo humano está constituido por células, éstas a su vez por átomos. Desde este punto de vista, nuestro organismo lo forman innumerables mandalas (círculos). Pero también podemos interpretarlo como mandala en su conjunto. Con los brazos y las piernas extendidos, describe un pentágono estrellado, y toda estrella es una mandala. En tanto que tal, todo humano tiene su centro, el cual es reconocible, y todos lo buscamos constantemente. Tarde o temprano cada uno acabará hallándolo dentro de sí.
Centro del Hombre y su relación con los Chakras principales
Por su parte, el centro – lo percibamos concientemente o no – distingue en lo externo de esa estructura mandálica algo que le es esencialmente idéntico.
La experiencia conciente del centro se vive como una felicidad indescriptible. Es la meta de toda meditación. En último término toda meditación es un giro alrededor del propio centro.
Fuente: Mandalas. Ruediger Dahlke

No hay comentarios:

Publicar un comentario