Dominando nuestro Ego

Intentemos conocer nuestro ego y determinar cuando nuestro ego influye y domina nuestra vida. Pregúntate: ¿Estoy escuchando a mi falso yo o a mi yo espiritual?. 
A medida que vayamos adquiriendo conciencia de nuestro ego, podremos librarnos del egocentrismo y entrar en la conciencia superior. 
Comenzá a llevar la cuenta de con cuánta frecuencia usas el pronombre “yo”. 
Al no centrarte en tu propia persona estarás superando el ego. 
Comenzá a considerar tu ego como una entidad que te acompaña y que tiene un propósito. Que es invisible y siempre está a tu lado. 
Él trata de convencerte que estás separado de Dios, de tu superioridad respecto de otros, y de que eres “especial”. 
El quiere que te sientas ultrajado cuando recibes un trato incorrecto, cuando te insultan, cuando no te acarician; ofendido cuando no sales con la tuya, herido cuando pierdes en una competición. 
Primero conoce a esta entidad. Luego percatate que está obrando en ti. Por último, libérate de ella. 
Escucha a los demás y no te centres en tí mismo. 
Durante las conversaciones, concéntrate en lo que la otra persona está diciendo y en lo que siente. 
Luego responde con una frase que empiece por “tú, usted”. 
Es una manera de contener el ego y permitir que participe el yo espiritual. 
Resistí el hábito de permitir que el ego domine tu vida. 
Cuanto más se resistas a permitir que tu ego sea quien controle tu vida, más pronto llenará el espacio que antes ocupaban las exigencias de tu falso yo. 
Practicá la meditación diaria o el acallar tu mente para deshacer la ilusión de que está separado del universo y que todas las almas son extensiones de la energía de Dios. 
Comenzarás a tratar a los demás como te agradaría que te tratasen a ti. 
Te sentirás conectado con todo y con todos. 
Trata de borrar de tu mente la palabra “especial”. 
Especial implica mejor que, o más importante que. Niega que Dios habita en cada uno de nosotros. 
Todos somos especiales a los ojos de Dios: por lo tanto, nadie necesita la etiqueta de “especial”. No hay favoritos. No se relega a nadie. 
Todos somos Uno. 
Escribí en un diario, describí en que te beneficia sentirte ofendido. Lo que te ofende es obra de tu ego. 
No pretendamos que el mundo debería ser como nosotros y no como en realidad es. 
Da más de ti mismo y pedí menos a cambio. 
Se quien acaricie. Se quien da cariño. 
Recuerda cada día que el más alto culto que puede rendírsele a Dios es servir a la humanidad, y que mediante ese acto su yo espiritual se sentirá realizado. 
Pon fin a la búsqueda externa de la libertad y conoce el sabor de la auténtica libertad que es la comunión con tu yo espiritual. 
La auténtica libertad no necesita nada para demostrar su existencia. Sólo siendo auténticamente libre podrás amar, porque no existe amor sin libertad. La falsa libertad exige que tenga a la mano algo que dé fe de su existencia. 
Autora: Patricia Canseco http://www.superandotecadadia.com.ar/

1 comentario:

  1. Jordany Gutierrez22 de mayo de 2015, 16:55

    Muy buenas palabras, es una tarea difcil lograr desprenderte de tu mente y rendirte aal momento, pero es una tarea de todos los dias y poco a poco se va avanzando.

    ResponderEliminar